Páginas

quinta-feira, 3 de dezembro de 2009

noventa e seis

A velliña abriu o frigorífico, meteu nel unhas sardiñas e acariñou a cabeza do pingüín, o seu animal de compañía, que xa esperaba ansioso a súa cea. Víase que o animal devecía por aquela cámara frigorífica que a súa dona lle dixo que mercaría coa próxima paga extraordinaria.

La viejita abrió el frigo, metió en él unas sardinas y luego acarició la cabeza del pingüino, su mascota, que ya esperaba impaciente su cena. Se veía que el animal ansiaba tener ya aquella cámara frigorífica que su dueña le había dicho que compraría con la próxima paga extraordinaria.

Sem comentários: