Páginas

domingo, 20 de dezembro de 2009

cento trece

Por razóns que a ciencia se negou a explicar, xurdira toda unha xeración de cascudas intelixentes, cascudas racionais mais vindicativas, que querían ocupar os mesmos espazos ca os humanos. Sabían fuxir de insecticidas e pesticidas. Todo era inútil para as combater. Até que aquel humilde propietario dun bar  de miseria descubriu o modo de as afastar das zonas habitadas: abondaba colocar nos baños un pequeno altar cunha foto do Franz Kafka rodeado de candeas e mais un exemplar d'A Metamorfose aberto sobre a derradeira páxina.

Por razones que la ciencia se negó a explicar, había surgido toda una generación de cucarachas inteligentes, cucarachas racionales pero vengativas, que querían ocupar los mismos espacios que los seres humanos. Sabían escabullirse de insecticidas y pesticidas. Todo resultaba inútil para combatirlas. Hasta que aquel humilde propietario de un bar de mala muerte descubrió la manera de alejarlas de las zonas habitadas: bastaba colocar en el baño un pequeño altar con una foto de Franz Kafka rodeado de velitas y un ejemplar de La Metamorfosis abierto sobre la última página.

Sem comentários: