Páginas

segunda-feira, 14 de dezembro de 2009

cento sete

O país amañeceu todo nevado. A oposición, inmediatamente, botou as culpas ao goberno, non tanto polo caos rodoviario, senón porque permitiu a nevada sen aviso previo e sen ter articulado unha lei orgánica de nevadas nas fins de semana.

El país amaneció todo nevado. La oposición, inmediatamente, le echó las culpas al gobierno, no tanto por el caos circulatorio, sino porque permitió que nevase sin previo aviso y sin haber  articulado una ley orgánica de nevadas en fin de semana.

Sem comentários: