Páginas

domingo, 20 de dezembro de 2009

cento quince

Santa Claus esforzábase como nunca para convencer os inspectores do Ministerio de Traballo de que aqueles seres pequeniños que traballaban na súa fábrica do Polo Norte sen seguridade social non eran nenos, senón gnomos, elfos e outras creaturas ananas e que, por tanto, non o podían acusar de explotación infantil.

Santa Claus se esforzaba como nunca en convencer a los inspectores del Ministerio de Trabajo de que aquellos seres pequeñitos que trabajaban en su fábrica de juguetes del Polo Norte  sin seguridad social no eran niños, sino gnomos, elfos y otras criaturas enanas y que, por lo tanto, no lo podían acusar de explotación infantil.

Sem comentários: