Páginas

segunda-feira, 14 de dezembro de 2009

cento oito

A muller comezou a cubrir follas e follas de versos. Cando rematou, entregou o manuscrito grampado  a unha editora. A editora leu as cinco primeiras liñas e caeu fulminada. "Miña señora, está ben?" preguntoulle a poeta. A editora recuperouse lixeiramente, fitou aos ollos da poeta e preguntoulle: "E vostede di que é poeta?". "Son", afirmou ela rotunda, case indignada. Daquela a editora, incorporándose con moita dificuldade acenoulle o manuscrito, que comezaba a sangrar lixeiramente estendendo unha pequena nódoa de sangue na mesa e aínda lle dixo antes de caer esboroada: "Vostede abofé é unha asasina de versos..."

La mujer empezó a rellenar hojas y hojas de versos. Al acabar, entregó el manuscrito grapado a una  editora. La editora leyó las cinco primeras líneas y cayó fulminada. "Señora, ¿está bien?", le preguntó la poeta. La editora se recuperó ligeramente, miró fijamente a los ojos de la poeta y le preguntó: "¿Y dice usted que es poeta?". "Pues claro", afirmó ella rotunda, casi indignada. Entonces la editora, incorporándose con mucha dificultad, le señaló el manuscrito, que comenzaba a sangrar ligeramente, extendiendo una pequeña mancha de sangre por la mesa. Y aún le dijo antes de caer desplomada: "Usted, en realidad, es una asesina de versos..."

Sem comentários: