Páginas

sábado, 7 de novembro de 2009

setenta

Despois de tanto denunciar o dono, os veciños conseguiron que aquel can ficase choído todas as noites no alpendre ás escuras. Aqueles veciños ignorantes eran incapaces de apreciar como o can recitaba ladrando  sonetos de Shakespeare, Garcilaso de la Vega, Dante Alighieri e outros grandes poetas sen perder nunca  nin o ritmo nin a cadencia.

Después de tanto denunciar al dueño, los vecinos consiguieron que aquel perro pasase las noches encerrado en el cobertizo a oscuras. Aquellos vecinos ignorantes eran incapaces de apreciar cómo el perro recitaba ladrando sonetos de Shakespeare, Garcilaso de la Vega, Dante Alighieri y otros grandes poetas sin perder nunca ni el ritmo ni la cadencia.

Sem comentários: