Páginas

quinta-feira, 12 de novembro de 2009

setenta e tres

A muller deixou aquela triste lampadiña prendida no cuarto da esquina coa vá esperanza de que el tornaría algún día. Até que setenta anos despois un tipo que viña de alén o Atlántico se interesou pola lampadiña que durante tantos anos ficara acendida ininterrompidamente. Aos poucos a lampadiña entrou no libro Guinness dos Récords como a lampadiña que máis tempo estivera acesa no continente. Á vella que acendera ninguén lle preguntou por que choraba.

La mujer dejó aquella trista bombilla encendida en el cuarto de la esquina con la vana esperanza de que él volvería algún día. Hasta que setenta años después vino de allende el Atlántico aquel tipo que se interesó por la bombilla. Enseguida la bombilla entró en el libro Guinness de los Récords como la bombilla que más tiempo había estado encendida en el continente. A la vieja que la había encendido nadie le preguntó por qué lloraba.

Sem comentários: