Páginas

quinta-feira, 19 de novembro de 2009

oitenta

Na editora dixéronlle: "Este conto para nenos non se pode publicar porque non ten valores...". A autora, despois de pensalo moito, agarrou daquela o catecismo, pasouno pola destrutora de papel, despois pola batedora de carne e finalmente comezou a polvillar con aqueles pos o seu manuscrito. Despois volveu onda a editora, onde ficaron moi satisfeitos por aquela presenza masiva de valores no texto.

En la editorial le dijeron: "Este cuento para niños no se puede publicar porque no tiene valores...". La autora, tras mucho pensárselo, agarró entonces el catecismo, lo pasó por la destructora de papel, luego por la batidora de carne y finalmente se puso a espolvorear con aquellos polvos su manuscrito. Después volvió a la editorial, donde se quedaron muy satisfechos por aquella presencia masiva de valores en el texto.

Sem comentários: