Páginas

sábado, 28 de novembro de 2009

noventa

Nin sequera cando o número de escritores foi meirande ca o número de lectores, o goberno rexional recoñeceu que a lingua propia estaba a piques de se extinguir. As autoridades mostraron como as máquinas de tabaco e as de tiques de aparcadoiro falaban aquela lingua, certamente cun sotaque metálico, mais o importante era que a falaban.

Ni siquiera cuando el número de escritores fue mayor que el número de lectores, el gobierno regional reconoció que la lengua propia estaba a punto de extinguirse. Las autoridades mostraron cómo las máquinas de tabaco y de tiques de aparcamiento hablaban aquella lengua, sin duda con acento metálico, pero lo importante era que la hablaban.

Sem comentários: