Páginas

sexta-feira, 2 de outubro de 2009

trinta e oito

Apañou o metro na Gran Vía de Madrid e saíu na estación Moskva de Budapest. Abraiou, como era lóxico. Nin se decatara do traxecto porque fixera todo o camiño a ler no xornal. Ligou o telemóbil e chamou a familia para viren por el. No canto de procurar explicacións inexplicábeis, decidiu que pasaría o tempo a facer turismo até que o viñesen buscar. No fondo, era un tipo con moita sorte.

Tomó el metro en la Gran Vía de Madrid y salió en la estación Moskva de Budapest. Se quedó alucinado, como era de esperar. No se había dado ni cuenta de todo aquel trayecto porque se lo había pasado leyendo el periódico. Encendió el móvil y llamó a la familia para que viniesen a buscarlo. En vez de buscar explicaciones inexplicables, decidió que pasaría el tiempo haciendo turismo hasta que viniesen por él. En el fondo, era un tío con suerte.

Sem comentários: