Páginas

sábado, 31 de outubro de 2009

corenta e seis

Nunca entendera por que os seus pais non o deixaban saír da cabana cando chovía. Até o día en que, con dezaoito anos, decidiu averigualo. Mais comprendeu demasiado tarde que a chuvia destinxía a súa pel marrón. El era un ser especial. Non era negro, como toda a xente alí, nin sequera branco, como os odiados colonos, senón verde. Por iso, houbo fuxir á foresta lonxe da furia de brancos e pretos que odiaban o diferente.

Nunca había entendido por qué sus padres no lo dejaban salir de la cabaña cuando llovía. Hasta el día en que, con dieciocho años, decidió averiguarlo. Pero comprendió demasiado tarde que la lluvia desteñía su piel marrón. Él era un ser especial. No era negro, como toda la gente de por allí, ni siquiera blanco, como los odiados colonos, sino verde. Por eso, tuvo que huir a la selva lejos de la furia de blancos y negros que odiaban al diferente.

Sem comentários: