Páginas

sábado, 31 de outubro de 2009

corenta e cinco

Despois de recibir a multa de tránsito rexistrada por radar no túnel por exceso de velocidade,  o condutor xurou que se vingaría do alcalde conservador por aquel roubo miserábel. Doíalle sobre todo o orgullo. Trinta quilómetros por hora... ridículo. Despois dunha campaña brutal, despiedada, selvaxe, o condutor destapou escándalos sexuais do alcalde. Demisión fulgurante. Novas eleccións e vitoria do candidato da oposición. Porén, o condutor non deu triunfado. O radar do túnel mantívose no seu lugar inmisericordemente fiel ao novo alcalde socialista.

Después de recibir la multa de tráfico registrada por el radar en el túnel por exceso de velocidad, el conductor juró que se vengaría del alcalde conservador por aquel robo miserable. Le dolía sobre todo el orgullo. Treinta kilómetros por hora... ridículo. Tras una campaña brutal, despiadada, salvaje, el conductor destapó escándalos sexuales del alcalde. Dimisión fulgurante. Nuevas elecciones y victoria del candidato de la oposición. Sin embargo, el conductor no llegó a triunfar. El radar del túnel se mantuvo en su sitio inmisericordemente fiel al nuevo alcalde socialista.

Sem comentários: